27/02/2011

Frases favoritas de libros I

Posted in Sin categoría a 16:26 por luciabs

“Prolongar la duda es prolongar la esperanza”

Jane Eyre. Charlotte Brontë

 

“Claro que está pasando dentro de tu cabeza, pero ¿por qué iba a significar que no es real?”

Albus Dumbledore, “Harry Potter y las reliquias de la muerte”. J.K. Rowling

 

“Resultaría fácil ser una princesa con vestidos dorados, pero tiene mucho más mérito serlo en todo momento sin que nadie lo sepa”

Sara Crewe. “La princesita”. Frances H. Burnett

 

“Al final, después de las equivocaciones, el alboroto, los triunfos, las alegrías, si uno se queda con amor, entonces se queda con todo”.

“La mano de la fortuna”. Belva Plain

 

“La felicidad significa no necesitar que te comprendan”

Gemma Hogan. “¿Quién te lo ha contado?”. Marian Keyes

 

“Si por casualidad pasar por el 84 de Charing Cross Road, ¿querrás depositar un beso en mi nombre? ¡Le debo tantísimo…!

Helene Hanff. “84, Charing Cross Road”

 

“-Había una vez…
¿Cuándo sucede?
-En todo momento y a la vez. Hace mucho tiempo y ahora mismo.
-¿Las dos cosas a la vez?
-Sí, siempre a la vez”

Henry y Alba De Tamble. “La mujer del viajero en el tiempo”. Audrey Nifenegger

 

12/02/2011

La octava

Posted in General a 1:01 por luciabs

En un desesperado y patético intento por volver a escribir, busqué lo que en algún momento fue el proyecto de mi octava novela, que inicié en marzo de 2008 y que por el momento se niega a avanzar. Mejor dicho, avanza, pero a paso de tortuga, ya que cada tanto, cuando me agarra una crisis como la de ahora (sí, es algo de lo más frecuente), escribo una cantidad aleatoria de caracteres que va desde un par de comas hasta una página completa. Después de releerla concienzudamente y agregar la correspondiente dosis de nuevas palabras, este son las conclusiones:

Hasta ahora tengo 20 páginas.

Casi todo lo que está escrito es diálogo.

Hay partes que me encantan y partes que no tienen sentido.

El primer párrafo está terminado, el último también.

Odio el principio, pero me encanta el final, aunque todavía tenga cabos sueltos.

Es la primera que escribo en primera persona (valga la redundancia).

Posiblemente sea la historia más morbosa que escribí, algunas partes me dan hasta miedo.

No importa cuantas veces la relea, siempre sigo encontrando alguna inconsistencia gramatical.

El archivo de comentarios en el que fui anotando mis impresiones a medida que escribía, es mucho más interesante y entretenido que la novela en sí.

11/02/2011

Identificación

Posted in Sin categoría a 3:25 por luciabs

En otra entrada comentaba que nunca me terminé de identificar con el blog. No sé por qué, pero no me gusta releerlo, no le encuentro la gracia, ni el sentido. No es chistoso, ni intelectual, ni representativo de mi persona, ni nada.

No se trata de que nunca escriba nada ni medianamente interesante, no pasa por ahí. En Twitter escribo una pavada tras otra, a veces me releo y me siento estúpida, pero a pesar de todo, yo sé que esa mezcla bizarra de libros, series, sentimentalismos y comentarios nerds, son precisamente lo que soy yo (o una parte muy significativa). Releo y mis tweets y la persona que los escribió me puede gustar o no dependiendo de mi estado de ánimo, pero nunca dejo de encontrarme. Con las novelas también lo siento, al menos con casi todas. Pero acá no.

Este blog es como si lo hubiera escrito cualquiera.

Frustración

Posted in General a 3:19 por luciabs

Hace años que no puedo escribir, y lo extraño muchísimo. Tanto, que hoy se me ocurrió una idea y me entusiasmó hasta el punto de querer empezar inmediatamente a convertirla en una novela.

Era sobre una mujer que vivía obsesionada por el recuerdo de su madre esquizofrénica y el temor de que haber heredado la enfermedad. Más lo pensaba, más me gustaba. Tenía la trama, tenía algunos detalles en mente, tenía todo para al menos empezar…

Hasta que, apenas diez minutos después, me di cuenta de que ya escribí esa historia hace unos cuantos años. Sí, ese era un personaje secundario de mi tercera novela y yo ni siquiera me acordaba.

Y volvió la frustración, y en vez de empezar una nueva historia estoy escribiendo en este blog con el que nunca terminé de sentirme identificada. Pero esos diez minutos fueron geniales.