31/12/2012

Resumen de lecturas 2012

Posted in General a 17:57 por luciabs

A pesar de tener abandonadísimo este blog, no podía olvidarme de mi costumbre de hacer la estadística anual de lecturas, así que, esta vez en una planilla de Google Docs, publico mi Lista de Lecturas del año 2012.

El objetivo, como de costumbre, era leer un libro más que el año anterior. 64 libros o más, que terminaron siendo 67.

Leí 25 ebooks, 42 libros en formato físico; una proporción que parece más razonable que la del año pasado, pero que de todas formas me sorprende: ¿no debería haber más lecturas en papel, teniendo en cuenta que este año compré nada más ni nada menos que 77 libros?

Sólo hubo 9 relecturas, casi todos libros leídos por segunda vez, excepto uno que ya perdí la cuenta (“La princesita”, de Frances Burnett, aunque es la primera vez que lo leo en inglés), uno por quinta vez (“84, Charing Cross Road”, de Hélène Hanff, mi gran favorito y el único libro que no he dejado de leer ni un solo año desde que lo descubrí), y uno por tercera (“Freakonomics”, de Steven Levitt y Stephen Dubner). Todas las relecturas fueron en papel.

Leí 7 libros en inglés, todos en papel menos uno. Son dos más que el año pasado y superan el 10% de mis lecturas, cifra que me propongo mantener y de ser posible ampliar en el 2013.

En total leí a 46 autores distintos. Florencia Bonelli encabeza la lista con 6 libros, seguida por Maeve Binchy con 4, y Julie Kenner, Sarah Lark y Suzanne Collins con 3 cada una (por cierto, en los tres casos son trilogías). Hay siete autores con dos libros, y el resto, con uno. Muy variado.

En cuanto a géneros literarios, nuevamente me voy a valer de los tags de Shelfari para decir que leí 24 novelas románticas, 7 chick-lit, 7 de viajes en el tiempo (!), 6 juveniles, 3 epistolares, 3 de economía (?), un infantil. Como siempre, hay libros que están en más de una categoría y otros que no tienen ninguna.

El promedio, que pensaba que iba a bajar (siempre pienso lo mismo, ¿por qué?), fue de un altísimo 8.85,  que aun sin tener cifras más que de dos años hacia atrás, diría que es un record absoluto. 24 de los 77 libros obtuvieron una calificación mayor o igual a 9, y la nota más baja fue un 6.5. Se puede decir que soy bastante generosa al calificar, pero también lo podemos ver desde otro punto de vista: ¿para qué voy a leer libros que no me gustan? Es obvio que si lo terminé fue porque me gustó aunque sea un poco, así que el promedio alto es algo natural, lo raro sería lo contrario.

Los libros que menos me gustaron fueron: “Economía 3D” de Martín Lousteau (economía para bobos, se debería llamar) y “Twitterature”, de Alexander Aciman y Emmett Rensin (¿esta gente usó Twitter alguna vez?).

Los que más me gustaron, obviando las relecturas, fueron: “El confidente”, de Hélène Gremillon, “Bajo el cielo de Dublín”, de Maeve Binchy, y “El código Givenchy”, de Julie Kenner. Más distintos entre sí, imposible.


Pasemos ahora a la segunda parte de este detallado análisis (?): como decía previamente, este año hay en mi biblioteca 77 libros nuevos, que son 30 más que los que incorporé el año pasado. Sólo tres de ellos fueron regalos (¿por qué la gente casi nunca regala libros?), el resto me los compré yo. Gasté en total $2153, que me da un promedio de menos de $30 por libro (¡in your face, inflación!). De ellos, 24 son libros nuevos y 53 usados (claro, así cualquiera gasta poco en libros, ¿no?).

Los lugares donde más compré fueron Better World Books (16 libros si juntamos la sucursal americana y la británica, ¡gracias por todo, BWB, nunca me voy a cansar de decir que son lo más!), Mercado Libre (12 libros), Parque Rivadavia (11 libros), Plaza Italia (8 libros), El Banquete (8 libros, casi todos comprados para mí por mi amiga Gise, ¡gracias Gise!), BookDepository (5 libros), entre otros.

Algo que no me gustaría admitir pero tengo que hacerlo, es que compro más libros de los que leo. Compré 14 libros que ya había leído, solamente para tener (y para releer en el futuro, por supuesto), pero lo peor, lo preocupante, es que de los 77 libros que ingresaron a mi biblioteca en este año, sólo leí 26, ¡la tercera parte! Uno de mis propósitos para el 2013 debería ser lograr una mayor superposición entre el conjunto de los libros comprados y el de los libros leídos.

Una tendencia que noté es que los libros más caros tienen más chances de ser leídos que los más baratos: si tomo los 10 que más costaron, veo que sólo dos de ellos no fueron leídos nunca, cuatro fueron leídos antes, tres después y uno antes y después de la compra. Parece bastante obvio: si veo un libro muy barato que me llama la atención, lo compro aunque no piense leerlo inmediatamente, mientras que si gasto más es porque lo quiero leer enseguida, o porque ya lo leí y me encantó.

Y con esto doy por terminado mi balance literario del año.

Menciones especiales: como siempre, a Shelfari por ayudarme a obtener gran parte de estas estadísticas con muy poco esfuerzo, y al grupo Mundos de Papel, por ser una inagotable fuente de recomendaciones literarias.