31/12/2013

Resumen de lecturas 2013

Posted in General a 16:23 por luciabs

Como ya es tradición, aparezco por acá una vez al año para compartir mi lista de libros leídos durante el 2013. Esta vez estuve bastante floja con las planillas, así que el material en el que me basé para sacar las estadísticas no es tan completo ni confiable como el de años anteriores. Creo que el problema fue que intenté completar muchos más datos que de costumbre y me terminó aburriendo.

Leí un total de 76 libros, 9 más que el año pasado, de los cuales 44 fueron Ebooks (¡tremendo! un 58%, que es muchísimo comparado con el 37% del 2012 y el 23% del 2011). Me parece razonable el incremento porque me compré un Kindle, que brinda una experiencia de lectura muy superior a mi antiguo Sony.

Hay 15 relecturas, todas ellas en papel y sólo 8 leídos por segunda vez, todos los demás entre 3 y 10. Este año rompí mi regla de no releer un libro dos veces el mismo año; leí 84 Charing Cross Road en abril por sexta vez y luego nuevamente en octubre por séptima vez.

Leí 8 libros en inglés, uno más que el año pasado, todos en papel menos uno. Cinco de ellos fueron libros que ya había leído en español.

Leí 53 autores diferentes. Las más leídas fueron Meg Cabot con 5 y Kerstin Gier con 4.  De 39 autores leí sólo un libro. A pesar de eso, no fue un año demasiado variado en géneros, aunque sí hay grandes diferencias con respecto a años anteriores. Según mis poco confiables tags en Shelfari, leí 28 libros juveniles, 15 románticos, 13 distópicos, 5 epistolares, 4 chick lit, 4 de viajes en el tiempo y alguno que otro género suelto. Pese a la superposición de géneros y a seguramente haberme olvidado de clasificar unos cuantos, creo que es suficiente para ver un patrón (y que por cierto, es completamente distinto del del año pasado).

El promedio fue de 8.6 (apenas 0.15 menos que el año pasado, y nuevamente pensé que iba a darme mucho más bajo).  La calificación más baja fue un 3 a El Libro de Jade de Lena Valenti, creo que la nota más baja que di en mi vida (pero merecidíma, lo juro), y la más alta fue un 10, que recibieron nada menos que 22 libros (tengo el 10 fácil, lo sé).

Los libros que más me gustaron fueron:

  • La Elite, de Kiera Cass
  • Rubí, de Kerstin Gier
  • Juntos – Liberación, de Ally Condie
  • La lección de August, de R. J. Palacio
  • En realidad se miente mucho más, de Kerstin Gier

Me encantaría poder decir como el año pasado que son muy distintos entre sí, pero esta vez no es el caso, hay un patrón marcadísimo.

Los que menos me gustaron:

  • El libro de Jade, de Lena Valenti
  • El grupo de lectura, de Elizabeth Noble
  • Los profanadores del amor, de Harold Robbins
  • Planilandia, de Edwin Abott
  • Ambición, de Tilly Bagshawe

Estos sí son muy distintos entre sí y de algunos ni siquiera sé cómo se me ocurrió leerlos (acá es cuando realmente me hace falta la planilla de pendientes que dejé de completar en febrero porque era pesadísimo).

Los que abandoné en el camino (los que me acuerdo, en realidad):

  • Vampire Academy, de Richelle Mead (zzzzzzzzzz)
  • Cazadores de sombras, de Cassandra Clare (zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz)
  • Brontës: a life in letters, de Juliet Barker (tengo intención de retomarlo, porque me estaba gustando mucho aunque me resultara agotador)
  • Snobs, de Julian Fellowes (Fellowes, seguí escribiendo guiones de series)
  • Insurgente, de Veronica Roth (también lo quiero terminar, el primero me gustó mucho)

Pasando a los nuevos ingresos a mi biblioteca, puedo decir que este año tengo 61 libros nuevos en mi biblioteca, es decir, 16 menos que el año pasado, lo cual atribuyo al aumento del dólar y del impuesto a las compras al exterior, que hacen que ya no sea tan conveniente comprar libros afuera del país.  Haciendo un promedio entre aquellos que compré yo (es decir, exceptuando los 10 que fueron regalos), veo que a pesar de la inflación, el dólar alto y demás, sigo arreglándomelas para gastar muy poco en libros: un promedio de $36 cada uno, $91 el más caro y $3 (!!!) el más barato. 36 son nuevos, 25 usados.

El lugar donde más libros compré fue Parque Rivadavia (13 libros), Ebay (12 libros), las librerías de saldos y usados de la calle Corrientes (9 libros), El Banquete (4 libros), BookDepository (3 libros).

Compré 21 libros que ya había leído en formato digital o prestados, 6 de los cuales volví a  leer durante el año. En total, sólo leí 19 de los 61 libros que compré, lo cual me deja un total de 27 libros que no leí antes ni después de comprarlos, casi la mitad.

Mis objetivos literarios para el 2014 son: leer como mínimo 77 libros, de los cuales al menos 9 sean en inglés, y leer al menos 10 de esos 27 libros que compré durante el 2013 y nunca leí. También me gustaría avanzar con la planilla de pendientes, escribir más reseñas (el año pasado me propuse escribir una para cada libro leído, pero apenas lo cumplí hasta mayo) y no tener tan abandonado este blog. Pero ya veremos.

31/12/2012

Resumen de lecturas 2012

Posted in General a 17:57 por luciabs

A pesar de tener abandonadísimo este blog, no podía olvidarme de mi costumbre de hacer la estadística anual de lecturas, así que, esta vez en una planilla de Google Docs, publico mi Lista de Lecturas del año 2012.

El objetivo, como de costumbre, era leer un libro más que el año anterior. 64 libros o más, que terminaron siendo 67.

Leí 25 ebooks, 42 libros en formato físico; una proporción que parece más razonable que la del año pasado, pero que de todas formas me sorprende: ¿no debería haber más lecturas en papel, teniendo en cuenta que este año compré nada más ni nada menos que 77 libros?

Sólo hubo 9 relecturas, casi todos libros leídos por segunda vez, excepto uno que ya perdí la cuenta (“La princesita”, de Frances Burnett, aunque es la primera vez que lo leo en inglés), uno por quinta vez (“84, Charing Cross Road”, de Hélène Hanff, mi gran favorito y el único libro que no he dejado de leer ni un solo año desde que lo descubrí), y uno por tercera (“Freakonomics”, de Steven Levitt y Stephen Dubner). Todas las relecturas fueron en papel.

Leí 7 libros en inglés, todos en papel menos uno. Son dos más que el año pasado y superan el 10% de mis lecturas, cifra que me propongo mantener y de ser posible ampliar en el 2013.

En total leí a 46 autores distintos. Florencia Bonelli encabeza la lista con 6 libros, seguida por Maeve Binchy con 4, y Julie Kenner, Sarah Lark y Suzanne Collins con 3 cada una (por cierto, en los tres casos son trilogías). Hay siete autores con dos libros, y el resto, con uno. Muy variado.

En cuanto a géneros literarios, nuevamente me voy a valer de los tags de Shelfari para decir que leí 24 novelas románticas, 7 chick-lit, 7 de viajes en el tiempo (!), 6 juveniles, 3 epistolares, 3 de economía (?), un infantil. Como siempre, hay libros que están en más de una categoría y otros que no tienen ninguna.

El promedio, que pensaba que iba a bajar (siempre pienso lo mismo, ¿por qué?), fue de un altísimo 8.85,  que aun sin tener cifras más que de dos años hacia atrás, diría que es un record absoluto. 24 de los 77 libros obtuvieron una calificación mayor o igual a 9, y la nota más baja fue un 6.5. Se puede decir que soy bastante generosa al calificar, pero también lo podemos ver desde otro punto de vista: ¿para qué voy a leer libros que no me gustan? Es obvio que si lo terminé fue porque me gustó aunque sea un poco, así que el promedio alto es algo natural, lo raro sería lo contrario.

Los libros que menos me gustaron fueron: “Economía 3D” de Martín Lousteau (economía para bobos, se debería llamar) y “Twitterature”, de Alexander Aciman y Emmett Rensin (¿esta gente usó Twitter alguna vez?).

Los que más me gustaron, obviando las relecturas, fueron: “El confidente”, de Hélène Gremillon, “Bajo el cielo de Dublín”, de Maeve Binchy, y “El código Givenchy”, de Julie Kenner. Más distintos entre sí, imposible.


Pasemos ahora a la segunda parte de este detallado análisis (?): como decía previamente, este año hay en mi biblioteca 77 libros nuevos, que son 30 más que los que incorporé el año pasado. Sólo tres de ellos fueron regalos (¿por qué la gente casi nunca regala libros?), el resto me los compré yo. Gasté en total $2153, que me da un promedio de menos de $30 por libro (¡in your face, inflación!). De ellos, 24 son libros nuevos y 53 usados (claro, así cualquiera gasta poco en libros, ¿no?).

Los lugares donde más compré fueron Better World Books (16 libros si juntamos la sucursal americana y la británica, ¡gracias por todo, BWB, nunca me voy a cansar de decir que son lo más!), Mercado Libre (12 libros), Parque Rivadavia (11 libros), Plaza Italia (8 libros), El Banquete (8 libros, casi todos comprados para mí por mi amiga Gise, ¡gracias Gise!), BookDepository (5 libros), entre otros.

Algo que no me gustaría admitir pero tengo que hacerlo, es que compro más libros de los que leo. Compré 14 libros que ya había leído, solamente para tener (y para releer en el futuro, por supuesto), pero lo peor, lo preocupante, es que de los 77 libros que ingresaron a mi biblioteca en este año, sólo leí 26, ¡la tercera parte! Uno de mis propósitos para el 2013 debería ser lograr una mayor superposición entre el conjunto de los libros comprados y el de los libros leídos.

Una tendencia que noté es que los libros más caros tienen más chances de ser leídos que los más baratos: si tomo los 10 que más costaron, veo que sólo dos de ellos no fueron leídos nunca, cuatro fueron leídos antes, tres después y uno antes y después de la compra. Parece bastante obvio: si veo un libro muy barato que me llama la atención, lo compro aunque no piense leerlo inmediatamente, mientras que si gasto más es porque lo quiero leer enseguida, o porque ya lo leí y me encantó.

Y con esto doy por terminado mi balance literario del año.

Menciones especiales: como siempre, a Shelfari por ayudarme a obtener gran parte de estas estadísticas con muy poco esfuerzo, y al grupo Mundos de Papel, por ser una inagotable fuente de recomendaciones literarias.

04/12/2011

Desaparecida

Posted in General a 0:37 por luciabs

La ausencia de entradas pareciera indicar que abandoné este blog, pero no es cierto. Escribo muchísimo en borradores, pero por alguna razón, nunca publico nada. La mayoría de las veces ni siquiera las termino, escribo hasta cierto punto y las abandono sin más.

Si ni  siquiera soy capaz de terminar una entrada para el blog, no sé cómo mantengo la esperanza de algún día volver a escribir una novela.

16/08/2011

Lost in Austen… again

Posted in General a 20:05 por luciabs

Hace unos días volví a ver Lost in Austen, miniserie que ya reseñé hace más o menos un año acerca de una chica que se ve trasladada a la novela Orgullo y Prejuicio, y que provocaría que Jane Austen se volviera a morir si por alguna razón se le ocurriera resucitar.

Una gran curiosidad sobre esta serie es que, cuando la vi por primera vez, se me ocurrió pensar que la actitud de Elizabeth era absurda. No me parecía razonable renunciar a la mayor historia de amor de todos los tiempos a cambio de las comodidades de la vida moderna. Sin embargo, esta vez la miré y me di cuenta de que toda la cháchara de Amanda sobre “los modales, el lenguaje y la cortesía” no me convence para nada. Yo no me iría a vivir a la Inglaterra georgiana ni por todos los Mr. Darcys del mundo.

De todas formas, al igual que el año pasado, encontré la miniserie tan absurda como adorable, así que podemos afirmar que hay cosas que nunca cambian…

25/06/2011

La séptima

Posted in General a 17:37 por luciabs

Me gusta decir que mi séptima novela es todo un género en sí misma. Al menos, suena mejor que admitir que es inclasificable, que supongo que sería lo más acertado. No es romántica como las otras seis, aunque tiene su dosis de amor introducida de manera casi involuntaria (se puede luchar contra todo menos contra uno mismo). Es oscura, un poco deprimente, con una estructura no secuencial que me costó mucho trabajo cerrar, pero que dentro de lo esperable, no quedó del todo mal. La narrativa ya es otra cosa: por momentos se hace pesada y no puedo descubrir por qué. A veces se me ocurre que es por las frases largas, otras, por los tiempos verbales, pero aunque en cada relectura corrijo lo que me parece que está causando el problema, nunca me termina de convencer. Los diálogos sí me gustan, y la idea en general también. Salvo escenas muy puntuales (en particular, aquella que dio origen a la novela), no me da mucha vergüenza, podría incluso leerla en voz alta sin sonrojarme, algo que no lograría con ninguna de las anteriores. No es una obra maestra, pero tampoco es un horror, y eso ya es mucho decir.

Lo que genera en mí sentimientos absolutamente contradictorios en cada relectura es el final. Lo había planeado de determinada manera incluso antes de empezar a escribir, casi en paralelo con la escena que ahora me avergüenza (de hecho parece ser que eran dos historias diferentes que en algún momento se juntaron), y me encantaba, estaba enamorada de ese final y quería usarlo, simplemente necesitaba el resto de la novela.

El problema era que no tenía (ni tengo) la técnica para escribir algo tan complejo como lo que tenía en mente, y en el resultado no se apreciaban todos los matices que yo quería, con lo que de mi final precioso, inteligentísimo y recursivo parecía reducirse a una trivialidad y un cliché, lo cual no dejaba de molestarme.

Un buen día se me ocurrió una idea que no me entusiasmaba mucho, pero que de todas formas escribí, más como ejercicio que para realmente usarlo en la novela: un epílogo que rompía el bucle. Estaba escrito en primera persona y cerraba la historia que de otra manera parecía abierta (aunque no lo estuviera, pero sólo yo lo sabía). No me gustó, por supuesto, pero como la historia avanzaba muy lentamente, lo dejé para decidir en otro momento.

Al final, después de dos años y medio de idas y vueltas, terminé usando una pequeña variación del final en la que por supuesto, no se refleja ni la mitad de lo que yo quería contar, junto con el epílogo que nunca me terminó de convencer. La verdad, había pasado tanto tiempo que lo único que quería era terminarla y no me importaba mucho cómo. En las sucesivas relecturas, mis sentimientos fueron variando: el final es cualquier cosa pero el epílogo lo mejora; el final es divino y el epílogo es basura; los dos son un horror.

En la última relectura detecté una incongruencia que nunca antes había visto y que me hizo comprender que el epílogo es malo, absurdo e incoherente. Pero sin él, la historia no cierra, o parece que no lo hace, lo cual es prácticamente lo mismo.

09/06/2011

Frases Favoritas II

Posted in General a 20:24 por luciabs

“Me parece que piensa que mi amor la deshonra. No puede evitarlo. Yo, aunque quisiera, no puedo librarla de él. Y no lo haría aunque pudiera.”

“Norte y Sur”. Elizabeth Gaskell

“Lo leí durante una hora y me quedé dormida con todos esos cantos de amor revoloteando en mi cabeza, y aquí estoy, al rayar el alba, y te los escribo todos.”

“Mi querido enemigo”. Jean Webster

“En vano he luchado. No quiero hacerlo más. Mis sentimientos no pueden contenerse. Permítame usted que le manifieste cuan ardientemente la admiro y la amo.”

“Orgullo y prejuicio”. Jane Austen

22/05/2011

Review: Ebook Reader Sony PRS-600

Posted in General a 19:23 por luciabs

Desde hace poco más de cuatro meses soy la feliz poseedora de un Ebook Reader Sony PRS-600. Después de haber leído siete libros con él, estas fueron mis experiencias:

Pantalla

La pantalla de 6” del PRS-600 es táctil, resistiva y muestra imágenes en hasta 8 niveles de grises. Gracias a la tecnología e-ink, leer en este gadget es casi similar a hacerlo en un libro de papel, y debo decir que después de años de leer en la PC, la verdad es que la diferencia se nota, la vista no se cansa para nada. Mis ojos están agradecidos y mi espalda también.

Formatos

Hice pruebas con distintos formatos (leí al menos un libro completo en cada uno) y estas fueron mis conclusiones:

  • RTF: Es el que más estoy usando ya que la mayor parte de mi biblioteca virtual está en formato Word (.doc), y la conversión es sencilla. La principal desventaja que le encuentro es que tarda mucho en abrir un archivo por primera vez (en el orden de los 30 segundos, obviamente esto no pasa cuando uno lo reabre para seguir leyendo), y apróximadamente lo mismo al cambiarle el tamaño a la letra. Fuera de eso, la experiencia de lectura es bastante satisfactoria y no se justifica la conversión a otro formato.
  • PDF: Es un formato que se comporta bastante bien si el tamaño de la hoja es similar al de la pantalla del Ebook Reader (es decir, si está maquetado específicamente para tu aparato o para uno con el mismo tamaño de pantalla), de lo contrario no es una buena opción ya que la visualización no siempre es correcta, especialmente si cambiamos el tamaño de la letra. Ni hablar si el archivo tiene encabezados o pies de página, o si a la persona que lo creó se le ocurrió poner una imagen de fondo.
  • EPUB: Si bien mucha gente lo recomienda, no me gustó mucho porque el texto se muestra sin justificar (aparentemente no tiene nada que ver con el maquetado del libro), y al tratar de cambiarle el tamaño de letra los cambios son muy bruscos (del más chico al intermedio el tamaño se duplica).
  • LRF: También demora algunos segundos al abrirlo por primera vez (aunque mucho menos que los RTF). En general fue con el que tuve una mejor experiencia de lectura, aunque bien puede tratarse de que los libros que me tocó leer en este formato estaban excelentemente maquetados (portada, índice con hipervínculos, notas al pie, etc). El problema es que no son muy fáciles de conseguir, y que se trata de un formato propietario.

Varias personas me habían comentado que este tipo de lectores demoraban al pasar de página, pero apenas lo noté. El tiempo es menor a un segundo, bastante menos de lo que tardaría en dar vuelta una hoja manualmente. No me pareció que hubiera una diferencia de tiempo significativa entre los distintos formatos.

Batería

La batería dura bastante, no sé si los 7500 cambios de página que promete la especificacion, pero sí lo suficiente para leer uno o dos libros en un período de tiempo de entre una semana y diez días. Imagino que si lo apagara en lugar de dejarlo suspendido duraría un poco más, pero prefiero cargar la batería con más frecuencia en vez de perder unos cuantos segundos cuando quiero leer. Con el cable USB se carga en unas cuatro horas, pero supuestamente con el cargador de pared este tiempo se reduce a la mitad (el problema es que no viene incluido con el lector).

Almacenamiento

La memoria interna es de 512 MB, más que suficiente para guardar nuestras lecturas actuales y nuestra cola de pendientes para los próximos meses, pero que se queda corta si la idea es tener disponible en el lector toda nuestra biblioteca virtual. Para eso cuenta con dos slots para expandir la memoria, uno para el formato de Sony (MS Duo), y otro para una memoria SD común, lo cual me parece un acierto.

Otros

No es un aparato que se pueda utilizar para muchas cosas además de leer libros, ya que a diferencia de otros modelos, no tiene conexión a Internet ni juegos. Sin embargo, cuenta con detalles que mejoran la usabilidad y te dan una mejor experiencia de lectura. Una funcionalidad que me gustó mucho es la de tomar notas: mientras estás leyendo, podés usar una especie de resaltador para marcar frases o párrafos que te hayan gustado para luego releerlas. También se puede agregar texto usando el teclado, o bien a mano alzada con el stylus.

Otra función que me resultó muy práctica fue el diccionario, que aunque lamentablemente no está disponible en español, es más que útil para quienes leemos textos en inglés.

Desventajas

No me gustó para nada el software que trae para sincronizar la biblioteca (Reader Library). Tiende a colgarse en medio de la sincronización (a veces incluso siendo necesario reinstalarlo), y a hacer desastres con los títulos que tienen tildes (reemplaza el carácter por un signo de pregunta, aunque sólo con algunos formatos como rtf). Por suerte existe una buena alternativa, Calibre, que es el que vengo usando desde hace un par de meses. El único inconveniente de este programa es que no realiza automáticamente la conversión de Word a RTF, que sí hace Reader Library.

Otra cosa que se me ocurre que podría resultarle incómodo a los potenciales usuarios es que la entrada para auriculares está en la parte inferior del lector, con lo cual si alguien quiere escuchar música mientras lee, me parece que se le complicaría un poco para sostenerlo, pero como no me gusta leer con música, no lo considero un problema.

Conclusión

Me parece un muy buen gadget, que recomiendo a cualquier amante de la literatura o lector frecuente. Particularmente, lo estoy usando y disfrutando mucho.

Fuentes consultadas

28/04/2011

Tesoros digitales

Posted in General a 19:30 por luciabs

No soy la clase de persona obsesiva de la seguridad que vive preocupándose por que toda su información esté completamente salvaguardada. Si bien trato de conservar duplicados de mis archivos importantes en dos discos diferentes y en alguna ubicación online, no lo llevo al día ni mucho menos y soy consciente de que si algún día falla mi disco principal, voy a sufrir un fuerte dolor de cabeza.

Sin embargo, la carpeta donde se encuentran mis novelas y mis archivos de comentarios, está guardada en las cuatro particiones de mis dos discos rígidos, en una memoria SD, en mi cuenta de Gmail y en un sitio de almacenamiento de archivos. La parte que cambia más frecuentemente (la de comentarios e ideas para futuros proyectos), se actualiza al menos en dos de esos lugares ante el menor cambio, aunque no sea mayor a unas líneas o una revisión de texto, de una manera casi enfermiza.

No cabe duda de que es cierto que “donde se encuentre tu tesoro, estará tu corazón”.

27/04/2011

La quinta

Posted in General a 19:45 por luciabs

Mi quinta novela me provoca menos vergüenza que la cuarta, pero no me emociona tanto. Al leerla no me siento como si acabara de tomarme una taza de chocolate caliente en una tarde de invierno, pero tampoco me ruborizo pensando que alguien podría leerla y preguntarse quién fue la ridícula que la escribió. Literariamente es un poco mejor: las faltas de ortografía que encuentro son pocas y se deben más a la ausencia de revisiones que a la ignorancia; y la narración es escasa pero relativamente coherente.

Dentro de la estructura “culebronesca” (tremenda palabra, la RAE debería aceptarla) que comparte con las cuatro anteriores (no así las dos siguientes), es muy, muy ágil: los conflictos se resuelven rapidísimo dando lugar a otros, con lo cual pasan muchas cosas distintas en pocas páginas. También resulta de lo más superficial (¿quién esperaría otra cosa?) pero leerla me resulta muy divertido.

Y por supuesto, llevo dos días sin poder dejar de cantar la canción que siempre asocié con la novela, aunque ahora no pueda encontrar ni la menor relación: “Haciendo un inventario, me sobran calendarios donde siempre apareces en las fechas de mi vida… Haciendo un inventario me falta el escenario donde fuera la estrella que brillara en tu destino”.

A veces pienso que lo mejor de mi adolescencia fue escribir novelas románticas y ponerme frases de temas cursis como estado del MSN (¡terrible declaración!). Al menos, es lo que más recuerdo.

23/04/2011

La cuarta

Posted in General a 23:10 por luciabs

La lectura de mi archivo de comentarios despertó unas ganas irreprimibles de releer mi cuarta novela, después de algunos años ignorándola (mis registros dicen que la leí por última vez en marzo de 2008, ¿en serio pasó tanto tiempo?).

La terminé casi de un tirón, y descubrí (¿redescubrí?) que es la que más me gusta y la que más me avergüenza, que es ridícula y adorable en partes iguales. La trama es absurda, no tiene pies ni cabeza, está mal escrita, y sin embargo, despierta en mí sentimientos que creía olvidados y sueños antiguos que en algún momento descarté (¿acertadamente?). Me reconcilia con una parte de mí misma que quedó (¿injustamente?) relegada en lo más recóndito de mi ser, lo cual la hace invaluable, encantadora y digna de ser releída periódicamente.

Y me dejó con muchas ganas de más, así que esta noche sale la quinta.

Página siguiente